NEWS IMAGEN

    Tanto la TAC como la RM son técnicas indispensables en el diagnóstico y manejo del paciente con un ictus.

    Nuevas técnicas y secuencias son a su vez necesarias para establecer un diagnóstico más concreto del paciente con un ictus. Tanto las pruebas radiológicas vasculares (angio-TAC y angio-RM) como las técnicas de perfusión también llamadas multiparamétricas (TC y RM perfusión) son necesaria para aplicar tratamientos complejos de fase aguda como la trombectomía o técnicas endovasculares.

    Permiten tanto demostrar el nivel de la oclusión vascular así como si aún disponemos de tejido viable suficiente como para aportar algún posible beneficio a la hora de aplicar un tratamiento de reperfusión.

    En las mayoría de centros donde se realiza intervencionismo es el angio-TAC/TAC perfusión la más utilizada  por la mayor rapidez, disponibilidad, ausencia de incompatibilidad con marcapasos u otros devices implantables  o  algunas prótesis metálicas .

PERFU2angio-tac

   A su vez el angio-TAC es muy util en situaciones de ictus hemorrágico donde es importante asegurar la ausencia de lesión o malformación subyacente responsable del sangrado o incluso intentar cuantificar el riesgo de resangrado como identificando signos ominosos como el spot-sign.

   Asimismo técnicas como el TAC perfusión permite en casos de ausencia de oclusión vascular y riesgo de isquemia como es el caso del vasoespasmo en la hemorragia subaracnoidea (HSA) establecer un diagnóstico precoz e iniciar su tratamiento.

STROKE TEAM HUB