NEWS NRR

    Diferentes dispositivos y productos han cambiado sustancialmente el tratamiento de patología mediante via endovascular.

    Concretamente en la fase aguda del ictus isquémico los dispositivos para realizar trombectomía (stent-retriever) han conseguido recanalizar de forma exitosa hasta el 85% de vasos ocluidos.  Sin embargo requiere una gran tecnología y logística su uso,  a la vez que no siempre una recanalización exitosa se acompaña de una mejoría clínica y los riesgos de provocar una hemorragia son inherentes al procedimiento.

    En los ictus hemorrágicos concretamente en la HSA y MAV las técnicas endovasculares permite son una opción poco invasiva, la mayoría de veces segura aunque en ocasiones limitada a casos donde la anatomía de la malformación o aneurisma permite un tratamiento òptimo.  Nuevos stents de baja porosidad o flow-diveters pueden permitir tratar aneurismas con anatomia hostil para la radiología o localización dificil para el aboradaje neuroquirúrgico.

    Los tratamientos endovasculares mediante angioplastia-stent en prevención secundaria  en casos de estenosis carotidea severa pueden ser una opción si hay dificultad para la realización de  endarterectomía por cirugía vascular. Aunque nuevos materiales son mas seguros y efectivos el riesgo de reestenosis continua siendo más elevado que la endarterectomía. Es necesario individualizar su indicación pero en ocasiones puede ser la única opción de tratamiento.

    El tratamiento con angioplastia-stent en estenosis intracraneales no está recomendado de forma inicial aún siendo sintomático, salvo cuando haya síntomas de repetición a pesar de un correcto tratamiento médico.

STROKE TEAM HUB