ANTIAGREGACIÓN.

  En 2013 se presentó el estudio CHANCE que valoraba en paciente con AIT o ictus minor (NIH<4)la administración de doble antiagregación (clopidogrel+AAS) era más efectivo que la simple (AAS) para evitar recurrencia de ictus en los siguientes 90 dias, con seguridad y bajo riesgo de hemorragias. Ver enlace, haz click

Es el único estudio publicado hasta ahora que ha demostrado cierto beneficio de la doble antiagregación en ictus. Estudios previos como MATCH y CARISMA fallaron al demostrar escaso beneficio de la doble antiagregación que contrarestaba con alto riesgo de hemorragia. Actualmente estudio como SOCRATES esta valorando estos resultados en este caso TICAGREROL 90 mg vs AAS 100 mg.

Tras este estudio se valoró en ciertos ámbitos si el paciente con AIT merecería doble antiagregación en fase subaguda del ictus. Sin embargo el estudio fue realizado exclusivametne con poablación china sin aparente estudios vasculares previos tipo ECOTSA y el control de otros factores de riesgo vascular tras el evento tampoco está bien establecido en el artículo.

Por todo esto parece prudente sólo recomendar la doble antiagregación en paciente con ictus o AIT aterotromótico recurrente a pesar estar ya con tratamiento antiagregante, o en casos de estenosis intracraneal o TSA.

Otra posibilidad de aplicar la doble antiagregación podría ser el paciente con un AIT o ictus minor en los que no es posible realizar un estudio vascular en menos de 48h.  Actualmente esto no lo realizamos dado que en la mayoría de las ocasiones se realiza la ecografía de TSA en la asistencia a urgencias de un paciente con un AIT o infarto.

  Otro aspecto interesante es que podemos hacer cuando un paciente presenta un ictus y el paciente está ya antiagregado. Subir dosis de 100 a 300 mg es una opción y otra sería cambiar a otro antiagregante con otro mecanismo de acción tipo clopidogrel.

   Posiblemente esta opción última opción es la más corecta si sospechamos un ictus en un paciente ya antiagregado que tomo correctament la medicación.  Parece ser que dosis de 100 mg ya son efectivas para bloquear el efecto de plaqueta dado que su acción a nivel espleno-portal, y dosis de más de 100 mg permiten bloquear mejor su efecto antiagregante pero consigue mayor paso a nivel sistemico con la probable aparición de efecto  no deseados de los antiagregantes. Sin embargo a la hora de administrar un antiagregante en prevención secundaria, tras un ictus, preferimos aspiran 300 mg por su efecto inmediatez de acción y efecto.

Deja un comentario

STROKE TEAM HUB